Thalassia presentó sus productos en el salón de la inmersión de Barcelona, una de las principales citas del submarinismo en España, con una amplia exposición de ánforas cultivadas, procedentes del Cabo de Gata.
El stand fue uno de los más visitados por el público asistente que mostró su admiración por las piezas expuestas, interesándose por su origen y el proceso de fabricación al lograr que estas ánforas prácticamente no se puedan diferenciar de las antiguas. La comercialización de estas piezas pretende salvaguardar el patrimonio arqueológico subacuático nacional, poniendo al alcance de los clientes una pieza única e irrepetible.